Decenas de familias surcoreanas y norcoreanas separadas por la Guerra de Corea (1950-1953) se reunieron hoy por primera vez en más de seis décadas en el complejo turístico del monte Kumgang, en lo que constituye la primera cita que celebran ambas naciones desde 2015.

En el inusual evento, 89 surcoreanos se reunieron con unos 180 familiares que residen en Corea del Norte en un hotel del complejo turístico, ubicado en la costa oriental norcoreana, informó el Ministerio local de Unificación.

La celebración de las reuniones, en las que las familias podrán verse en seis ocasiones a lo largo de tres días, que sumarán un total de 11 horas de encuentros, fue acordada por el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un, durante su histórica cumbre de finales de abril pasado.

Un grupo de 89 surcoreanos, de entre 70 y 90 años, incluso una mujer de 101 años de edad, partió en las primeras horas de este lunes hacia el monte Kumgang a bordo de 30 autobuses desde la ciudad costera de Sokcho, en la provincia surcoreana de Gangwon, donde pasaron la noche.

Dado que la mayoría de los participantes son de edad avanzada, las reuniones entre padres e hijos son inusuales, por lo que la mayoría de los casos son encuentros entre primos y sobrinos, según la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El gobierno envió a 30 miembros de personal médico y de emergencia a la sede, tomando en consideración que la mayoría de los participantes son personas de edad avanzada.

Se trata del primer grupo, pues habrá otro cuyas familias -87 surcoreanos y 83 familiares residentes en el Norte- se reunirán en el mismo complejo hotelero entre el viernes y domingo próximos.

Las reuniones de las familias separadas son el resultado del acuerdo entre los líderes de ambas Coreas en su cumbre de abril, para abordar las cuestiones humanitarias procedentes de más de seis décadas de división.

Las dos Coreas han mantenidos 20 rondas de reuniones de familias separadas desde la primera que se celebró en el año 2000, sin embargo, unos 57 mil surcoreanos se encuentran en la lista de espera para encontrarse con sus familias en el Norte.

Durante años, Corea del Sur ha llamado a que se lleven a cabo reuniones regulares, pero este tipo de programas han presentado muchas dificultades debido a la frágil relación que mantiene con su vecino del Norte.

Las dos Coreas continúan técnicamente en guerra, dado que el conflicto armado terminó con un armisticio, en lugar de un tratado de paz.

Source: LDH

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here