Generan investigadores de la UAT publicaciones sobre materiales alternativos de construcción

0
518

Con la finalidad de rescatar técnicas antiguas de construcción, investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) desarrollaron una serie de proyectos científicos en la zona de la Huasteca, que comprende los estados de Veracruz, San Luis Potosí y Tamaulipas. 

Al respecto, la Dra. María Teresa Sánchez Medrano, investigadora de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la UAT y líder del Cuerpo Académico Diseño y Edificación Sustentable, mencionó que, como producto de ese trabajo, se publicó el libro Compendio cartográfico de la vivienda rural de un sector de la Huasteca mexicana.

Indicó que en la publicación participan la Facultad del Hábitat, entidad académica de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, y, por la UAT, la Facultad de Ingeniería Tampico (FI) y la FADU.

 Dijo que el proyecto estuvo enfocado a la tecnificación de los materiales alternativos, y explicó que ancestralmente las comunidades hacían uso de materiales sustentables para edificar sus viviendas, pero las nuevas generaciones han ido olvidado esa tradición. 

“Con el paso del tiempo la gente ha perdido el conocimiento de cómo construir de forma que haya durabilidad en sus viviendas. Entonces los desechan —los materiales alternativos— y utilizan material convencional como el block de concreto. No es que sea malo, pero les cambian toda la identidad a sus zonas, en principio, y la habitabilidad está comprometida”. 

Detalló que uno de los materiales con los que trabajaron es el bambú, el cual fue estudiado primeramente en el laboratorio, con la participación de estudiantes de licenciatura y posgrado, haciendo pruebas para el mejoramiento de sus propiedades.

El Cuerpo Académico Diseño y Edificación Sustentable se dedica a la investigación sobre materiales alternativos para la vivienda, así como al mejoramiento de los materiales convencionales; además, investiga sobre las propiedades mecánicas, físicas y químicas, hace análisis del ciclo de vida de materiales y contabiliza su impacto en la huella de carbono. 

“En este marco se desarrolló una investigación con redes de las ciudades de San Luis Potosí y Torreón. También del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que dio origen a actividades de acceso universal al conocimiento, donde hicimos talleres de trasferencia tecnológica y lúdicos dirigidos a niños”. 

Dichos talleres con niños —dijo— también se llevaron a cabo en Ciudad Valles, San Luis Potosí, así como en Altamira y en las instalaciones de la FADU.